Día Internacional de la Juventud
El Grupo de Educación no Formal del COPPA aplaude a todos y todas profesionales de la psicología que generan programas, iniciativas y aprendizajes y empoderan a millones de jóvenes en la promoción de un mundo más igualitario y saludable.
El día 12 de agosto se celebra el Día Internacional de la Juventud; decisión tomada en la Asamblea de las Naciones Unidas de 1999. Los y las jóvenes, actualmente el grupo más numeroso de la tierra, son el colectivo potencial para transformar y cambiar el mundo.

La Comisión Europea, desde el año 2012, ha desarrollado unas recomendaciones que instan a los Estados miembros a desarrollar programas de participación y de reconocimiento de los aprendizajes adquiridos en los mismos, que beneficien a los y las jóvenes. Los objetivos son la prevención primaria, la promoción de la salud y la mejora de la empleabilidad.

En el Colegio Profesional de Psicología de Aragón, hemos creado un grupo de trabajo denominado Educación no formal, que pretende poner en valor este tipo de actividades cada vez más extendidas, en frecuencia y en intensidad, en nuestra sociedad, destacando la importancia de que los y las profesionales de estos ámbitos estén debidamente preparados y formados.

Las escuelas de participación juvenil son las asociaciones vinculadas, entre otros aspectos, con el deporte, la cultura o el tiempo libre. Estas organizaciones apoyan el desarrollo personal y social de la juventud. Ayudan a los y las jóvenes a adquirir competencias tan importantes como la resiliencia, al participar en la toma de decisiones y conectar con otras personas unidas por un mismo fin.

El y la profesional de la psicología está presente en estas entidades y en las organizaciones del tercer sector de diversas maneras. Algunos/as son coordinadores/as de voluntariado; otros/as son formadores/as en las escuelas de tiempo libre; otros/as son directores en campamentos de verano; o también gestores/as de talleres ocupacionales y directores de la entidad.

Además, algunos/as de ellos/as están liderando empresas y gestionando programas de promoción de la salud, de participación europea, de formación no reglada o de orientación vocacional y para el empleo, entre otros aspectos. Directamente, no persiguen un fin terapéutico, pero contribuyen al mismo y fomentan las habilidades para la vida diaria (OMS, 1993) tan necesarias para la prevención de problemas posteriores en la vida adulta y proporcionan herramientas para poder tener un mayor autoconocimiento y trabajar las soft skills que facilitarán su inserción laboral.

Los beneficios psicológicos comienzan ya en la infancia. Lo que para las familias supone una mejora de la conciliación, para los niños y las niñas supone la entrada en las actividades extraescolares: el deporte, el dibujo, las excursiones en el medio natural, las manualidades, etc. Esta adquisición de conocimientos, diferentes al académico, se desarrollan con diversión por lo que facilitan la motivación de forma directa hacia el aprendizaje.

Para los y las jóvenes, tal y como se ha demostrado científicamente, la participación en programas no reglados, genera una adquisición de valores y competencias. Nos referimos a aquellos principios tan olvidados por nuestra sociedad como son el compromiso social, la honestidad o la integridad y a aquellas competencias tan demandadas por las empresas como la iniciativa, la creatividad y el trabajo en equipo. Este tipo de educación resulta también muy importante para jóvenes en riesgo de exclusión social que encuentran en estas organizaciones un lugar ágil, dinámico y diverso donde poder aprender y lograr su adaptación e inclusión en la sociedad. Para la celebración del Día Internacional de la Juventud queremos, desde el Colegio Profesional de la Psicología de Aragón, aplaudir a todos y todas profesionales de la psicología que generan programas, iniciativas y aprendizajes y empoderan a millones de jóvenes en la promoción de un mundo más igualitario y saludable.

Grupo de Educación No Formal