Psicología Jurídica
Responsable del área
Carla Buil García, A-2903
Definición del área
La Psicología Jurídica es una rama de la psicología que estudia la conducta humana, dentro del ámbito legal, mediante la aplicación de técnicas y herramientas propias del método científico. Por ello, se centra en el estudio, la promoción, la explicación, el asesoramiento y la prevención de los aspectos a nivel psicológico y relacional que interfieren en el comportamiento sobre aspectos legales de las personas. 

Objetivos del área
Tiene como objetivo, colaborar en la resolución de los procesos judiciales, a partir de comprender y estudiar los distintos factores psicológicos que puedan ser útiles y aplicables en el procedimiento judicial.
Gracias a la Psicología Jurídica, las/os profesionales del ámbito jurídico se benefician de un mayor conocimiento, rigor y exhaustividad para la toma de decisiones.
Actuaciones del área
Psicología forense: también denominada psicología aplicada a los tribunales. Se aplica en distintas jurisdicciones (penal, civil y laboral) y en juzgados especializados (menores, familia y violencia). El/la profesional de la psicología realiza informes técnicos periciales que pueden versar sobre idoneidad parental, incapacidad, imputabilidad, credibilidad del testimonio, valoración de secuelas, etc.

Psicología penitenciaria: se encarga de la evaluación e intervención psicológica-forense con personas privadas de libertad para asesorar sobre las medidas que deben ser aplicadas y/o el seguimiento de las mismas para facilitar la reinserción social.

Psicología del testimonio: se trata de determinar la capacidad, la exactitud y la credibilidad de los testimonios que se prestan en un procedimiento judicial. 

Victimología: sirve para ayudar a mejorar las circunstancias de la víctima y su contacto con el sistema legal, reducir el daño psicológico de las personas afectadas y de su entorno, prevenir la victimización secundaria y facilitar que las víctimas o personas que están en un procedimiento judicial se sientan escuchadas, comprendidas y acompañadas durante el proceso legal.

Mediación: establecer soluciones mediante negociaciones frente a los conflictos jurídicos, desde una posición de igualdad, con el objetivo de reducir el impacto emocional, social y añadir una alternativa extrajudicial sobre la cual las partes implicadas tengan un papel principal.

Formación y/o asesoramiento: formar en técnicas psicológicas que sean aplicables a profesionales del ámbito legal, tales como jueces, policías, abogados… (por ejemplo: exploración de niños, niñas y adolescentes, selección de jurados, etc.)

Investigación: dirigida a proporcionar un marco teórico en todas las áreas anteriores.

Documentos vinculados
Grupos de trabajo relacionados
Reuniones de grupo
Actividades relacionadas
Noticias relacionadas
Enlace relacionado